Migrar, el Ser venezolano

Desde algún lugar del mundo.-  Emigrar en mi país está relacionado con despedidas tristes, decepciones y un nuevo comienzo. Y si, es comenzar prácticamente desde cero, una nueva vida en la que descubrirás nuevas capacidades y cualidades que probablemente no conocías al estar en la zona de confort.

Mucho se dice de la migración venezolana en el mundo, hay un número importante de episodios lamentables, mientras hay otros muy afortunados que probablemente desconocemos, porque la ventana del morbo es más fuerte que aquella del progreso y desarrollo humano.

Tomando una decisión luego de 5 días sin energía eléctrica, con un destino nuevo (ya que tenía en mente otro), sin algún papel o trámite listo, me lo tomé de la manera más ligera; igual ya vivía sola en la capital desde los 16 años, solo que ahora la distancia serían millas y no kilómetros.

Hoy usaré este espacio como ventana para compartir el desarrollo y crecimiento de algunos compañeros venezolanos que han emigrado:

Sophie, licenciada en Estudios Internacionales, emigró a Inglaterra, donde trabajando de mesera pudo reunir para estudiar una maestría en Derechos Humanos. Actualmente está terminando su tesis en la que ha escogido como tema el análisis de las políticas públicas para inmigrantes, haciendo hincapié en los casos de Colombia, México y Venezuela. 

Giuliano, se fue a Chile hace aproximadamente 3 años, para el momento cursaba el 7mo semestre de Ciencias Políticas. En sus días en este país, ha descubierto que también puede cantar, lo que se convirtió en su proyecto personal (financiado por él) y ya cuenta con varias canciones en YouTube y Spotify.

Miguel, bajo el pretexto de hacer un curso de inglés, eligió como destino Bélgica. Siempre se imaginó viviendo en otro país, por lo que afirma que no le resultó difícil el desprenderse de su rutina para aventurar un poco.

Con esto espero romper un poco el drama cliché de quien se va, el punto de coincidencia en las conversaciones con estos compañeros es que nos hemos vuelto un poco más humanos. Está bien extrañar porque al final naciste y creciste ahí y, la mayoría de los recuerdos están ahí y porque hay cosas que hacen Venezuela única y diferente (tanto buenas como malas). Pero el mundo es grande y hay muchos otros países que también tienen virtudes. Lugares que te enriquecen en muchos otros aspectos, que te ofrecen admirar o comparar otras costumbres u otros estilos. Dónde tus nuevos amigos pueden ser de Uzbekistán y de Japón.

Lo cierto es que no fuimos los primeros ni seremos los últimos.

 

Escribe Politóloga Maria Patete

Ilustra Lucas Martinez

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s