Notre Dame, nnv

Desde que tengo memoria el arte me apasiona y ya hace cinco años le dedico mi vida a su estudio. De niña contemple como admisible la posibilidad de responderme preguntas tales como ¿qué es el arte? pero lo único con lo que me encontré fue con más preguntas, hasta que un día mire un documental de Herzog llamado “The cave of forgotten dreams” en el cual creí haberme topado con algún tipo de respuesta.

La cueva de los sueños olvidados

El largometraje trata acerca de la cueva que alberga las pinturas rupestres más primitivas realizadas por el ser humano, con nada más y nada menos que 30.000 años de antigüedad. Uno de los datos más curiosos reside en el hecho de que accidentalmente una roca gigante cayó y tapó herméticamente el ingreso de la cueva, con lo cual, el conjunto de las pinturas se conservó inalteradas a lo largo de 30.000 años.
cueva de chauvet

Los cientos de imágenes de leones, osos, renos, hombres y mujeres que cubren las paredes de esta cueva, me obsequiaron la posibilidad de abrazar la certeza que algún día pensé, no podría encontrar: estudio arte porque entendí que nunca terminaré de comprender qué es lo que motiva a los seres humanos para seguir dejando una serie de huellas materiales en este planeta que nos tocó habitar, y eso, me apasiona.

¿Qué hace que 30.000 años atrás un hombre represente en las paredes de una cueva el entorno que lo rodea? ¿Por qué 2.500 años antes de cristo un pueblo levanta una pirámide de 170.000 toneladas de piedra caliza en el medio del desierto? ¿Cómo nos explicamos la existencia de los dibujos de hasta 270 mt de diámetro realizados por el pueblo Nazca en el desierto peruano? ¿De qué dan cuenta el conjunto de pinturas corporales llevadas a cabo por el pueblo Ona? Todo esto parece ser, cuanto menos, algo vital.

piramide de guiza glifos de nazca ondas 3

El poder del arte

Hoy 15 de abril de 2019 a las 2 de la tarde, leí que en París, una de las catedrales góticas más importantes de la historia, estaba siendo devorada por las llamas. Pero el motivo real por el cual escribo esto, es porque me tope con un montón de personas que parecían no comprender la gravedad del asunto.

Entender que los años de imperialismo francés y los cientos de pueblos subyugados bajo el velo de la iglesia católica no se borran ni se reparan con la pérdida y destrucción de una obra de la envergadura de Notre-Dame, resulta de vital importancia para poder comprender el poder del arte y las severas consecuencias que la pérdida de esta catedral conllevará.

Y es que ante la certeza de la cantidad de obras mesopotámicas perdidas bajo el fuego de bombas gringas en Oriente; ante las imágenes del fuego consumiendo el Museo Nacional de Brasil; ante el aniquilamiento y destrucción en masa de la producción material del conjunto de pueblos amerindios; ante la pérdida de la catedral de Notre-Dame, la sensación siempre es una y la misma: la desolación y el desamparo que genera la pérdida de lo irrecuperable.

Pero tranquilamente podríamos preguntarnos ¿Tiene algún sentido atesorar, guardar, clasificar, conservar y restaurar con obsesivo empeño pinturas, esculturas y edificios o es puro fetichismo? Probablemente esta pregunta no tenga una respuesta, o peor aún, quizás ni siquiera valga la pena responderla ante el abrumador hecho de que, desde que el mundo es mundo y el hombre lo habita, encarnamos una lucha (perdida desde el vamos) contra el tiempo, quien todo lo posee, aunque incansablemente se lo queramos arrebatar. Y es que ver Notre-Dame prendida fuego ante nuestros ojos, es afrontar la agobiante existencia de lo efímero.

La pérdida de lo irrecuperable

Sin embargo somos y hacemos. Como cuando sos chiquitx y con un colchón, dos frazadas y un par de almohadas te armas un castillo mágico en el fondo del mar, aun sabiendo que dentro de poco van a llegar tus viejos, te van a retar y vas a tener que desarmar todo para que la casa quede ordenada. Igual jugás. O como cuando te enamoras profundamente y te entregas, aun teniendo la certeza de que el tiempo, siempre vencedor nunca vencido, probablemente se lleve consigo mucho de lo que supo traer. Igual amás.

Así pienso que a fin de cuentas, el hecho de que no seamos seres íntegramente racionales, es lo que nos permite vencer al tiempo. Pues, si fuésemos tan racionales como pensamos, no podríamos mantener las esperanzas en el mundo en el que vivimos. Y es este incansable impulso de creación inherente a la raza humana, lo que nos permite subsistir y es por ello, que hay que protegerlo con vehemencia del inexpugnable paso del tiempo, pese a que la pelea parezca ser en vano.

Como el incendio casi metafórico de una civilización, tras casi 800 años de existencia, a Notre-Dame se la ha llevado el fuego. A partir de hoy nunca más nadie podrá ver como sus vitrales, siempre en flor, habitaban sus paredes y modelaban la luz para exhibirnos el color como en ningún lugar nadie jamás vio. Las gárgolas protectoras ya nunca escupirán agua y el órgano de Asistidme Cvaillé-Coll jamás volverá a oírse de igual manera.

notre dame vitrales.jpg

Sin embargo, (…) si la angustia es la experiencia de la nada, algo así como la prueba ontológica de la nada, ¿No sería la esperanza la prueba de un Sentido Oculto de la existencia, algo por lo cual vale la pena luchar? Y siendo la esperanza más poderosa que la angustia (ya que siempre triunfa sobre ella, porque si no todos nos suicidaríamos) ¿No sería que ese Sentido Oculto es más verdadero, por así decirlo, que la famosa nada?  (Sábato “Sobre Héroes y tumbas”)

 

Escribe Florencia Castronovo, estudiante Historia del Arte UBA.

Un comentario en “Notre Dame, nnv

  1. Muy lindo todo, y el arte perdido en Siria tras la guerra bancada por otros países, entre ellos Francia?
    Notre dame es una gran perdida, al igual q muchas. Es triste q solo “se nos caigan lágrimas” por algunas de ella sen forma selectiva.
    Por que el único arte q importa es el occidental? Como amante del arte, pensalo.

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s