MACHO SUELTO

Siendo las 4:15 de la mañana de hoy 17 de diciembre en Instagram esa red social de la imagen y los videos efímeros alguien me despertó de un cachetazo.

Un screenshot de un tweet nos alerta que en la ciudad de La Plata anda un macho suelto apuñalando mujeres, se transporta en una bicicleta blanca. Ayer apuñaló a una joven en 12 y 66. En estas últimas horas apuñaló dos chicas más en 14 esquina 64 y la otra en 14 y 68.

IMG_9558

Quienes vivimos en La Plata sabemos que es un radio muy pequeño donde ocurrieron los tres supuestos ataques en menos de 24 hs.

Es tal el absurdo que no nos extraña que sea cierto, que no es raro que un misógino salga a matar sintiéndose impune, nos parte al medio, nos repugna, nos es injusto pero no nos es extraño. Qué mierda hicimos, qué mierda estamos haciendo.

Siendo ya las 5 de la mañana desde la policía me confirman “un ataque con arma blanca en 14 y 68, que corresponde a la quinta (comisaría), de los otros ataques no tengo registro. Lo que sí en simultáneo hubo otro ataque con arma blanca que corresponde a la sexta. Llamanos dentro de unas horas que vas a tener más información”. No llego a preguntar por el estado de salud de la víctima que ya me cuelga.
Volví a llamar y ya no cuentan con la predisposición antes lograda.

El feminismo entre todas sus facetas ha tenido el rol de dilucidar la historia, y  en este dilucidar no podemos abandonar a Rita Segato y lo que llama crimen expresivo, enunciativo (porque) es un acto moralizador… se está enseñando algo a la víctima (a las mujeres y disidencias), disciplinándola.

La guerra es la continuación de la política por otros medios” nos dejó Clausewitz, sujetos profundamente arraigados y defensores del orden patriarcal empezaron a sentirse incómodos, empezaron la guerra.

Crucemos estas nociones incorporadas al pensar de la cotidianeidad. Lo que antes veíamos como privado en realidad siempre fue público, era y es parte de la biopolítica del sistema patriarcal que regula los cuerpos y con ello la vida.

El macho suelto es la expresión de hastío y temor del opresor, es el medio político agotado entonces migra al medio violento, asesino, al medio simbólico lo materializa en la muerte, da inicio a la guerra.

Ailín me despertó, Ailín me hizo saltar de la cama.

Dos hermanas más acaban de ser asesinadas.

La muerte vestida de macho les arrebató a cuchilladas la vida. Ayer fue otra piba más.

Así de sueltos andan los asesinos, caminando con la muerte a diez cuadra de casa y ¿vos todavía crees que nuestros gritos de lucha son una moda?

Grito de dolor, un dolor que ya no me permite llorar, no hay tiempo de hacerlo. Aprieto los dientes y  vuelvo a gritar sintiendo el cuchillo que mató a las hermanas. Aunque todavía no sé sus nombres, son mis hermanas.

Siento.
Es el miedo que algún día seas vos, o que algún día sea yo.
Siento.
Es el susurro del viento en la nuca, acelerando el paso porque es de noche, voy sola y está oscuro, y a la muerte la siento cerca ¿entendés?

¿Podés imaginarte desear que, si le ves la jeta a la muerte, sea rápido, sea uno solo y que ojalá tu gente, mi gente, nos encuentre rápido para que despida el cuerpo frío? Desear solo morir y no tener que pasar por otras cosas antes. Porque ¿te imaginás que te metan un palo por el orto hasta sentir como te desgarran el alma?

Siento.
Escucho el grito de las tantas que sangraron dolor. Quiero que escuches ¡por favor! Escucha también el grito de esas que vieron los ojos de la mierda de ser que las estaba violando, matando, pegando, gritandole, acuchillando, apagando un pucho en el brazo, pegándole un tiro.
¡Escucha por favor!

Muchos de esos gritos eran bebés, niñes, diminutos seres.
Siento, es el miedo de nuevo. Y grito de dolor.

¿Seguís pensando que es una moda? ¿Que solo queremos mostrar las tetas y mear sus lindas iglesias, que solo es por desbaratar el orden social? Ese “orden” que deja que nos hagan esto ¿Cómo mierda te explico que es miedo? Es repugnancia a esos hijos del patriarcado que alardean con las muertas que les cuelgan del pantalón.

Es furia de que nos sigan matando.

¿Seguís sin escuchar? ¿Será que la muerte no te persigue?

Contame cómo es vivir asi, contame como es no haber pasado nunca por esa calle solitaria, oscura, temiendo no llegar jamás a ningún lado. Contame. Hablame de un mundo donde no nos maten, dónde la puja de poder sea solo un cuento de terror, donde el viejo de la bolsa no descuartice a nenas de 10, 11 años. Contame que quiero saber! Hablame de un lugar donde un padre, un tío, un primo, un abuelo, un vecino, un alguien cualquiera no manosee, viole, abuse a las nenas de la familia. Contame de ese mundo si es que existe, dónde no importa si caminas por la vida cuál Eva desnuda, ese no es pretexto para que hagan de tu cuerpo el más brutal festín.

Siento. Es la incomodidad que te genera saber que estamos en el mismo puto mundo.

Siento. Es el grito que estás dando porque te diste cuenta,  aunque tu discurso diga lo contrario. y tenés tanto miedo como yo pero, le tememos a diferentes cosas.

Yo temo por mi vida y la de mis hermanas, pero ya lo perdí todo, solo me queda este miedo, esta repugnancia, este dolor, entonces, que sirva para luchar. Porque no tengo más que perder. Porque nos sigue matando igual. Porque aunque tantos gritos de dolor no te desarmen, no te hagan replantear un carajo de nada, acá vamos a estar unidas, gritando, aullando, defendiéndonos, cuidándonos, acompañándonos, tetas al aire o con lo que haga falta para hacer de este mundo podrido un lugar mejor, para mí, para vos, para todes.

Escriben Darío Varas y Ailín Calisto 

Ilustra Lucas Martínez

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s