La sociedad del emisor tautológico

 

No es la primera vez que en Queremos Problemas hablamos de posverdad. Desde la redacción de este artículo, entendemos la posverdad como aquel relato maleable, carente de valor de verdad intrínseco, caracterizado por la veracidad (esto es, capacidad de pasar por o aparentar verdad). La posverdad es el fenómeno por el cual la interpretación del hecho viene a reforzar una determinada estructura de valores sedimentada en el receptor de un mensaje, haciendo que el contenido se estime como verdadero.

Ahora bien, este enfoque caracteriza a la posverdad desde el lado del receptor. Esto es, alguien recibe un determinado mensaje y en función de la coincidencia o no con su estructura de valores y creencias preexistentes puede aceptar o rechazar este contenido, por cuanto éste refuerza o pone en cuestión la mentada estructura.

Pero, ¿qué pasa con el emisor? Si no hay valor de verdad intrínseco en el mensaje, y el mismo es finalmente juzgado a través de subjetividades individuales y colectivas, ¿qué hay entonces?

Para responder esta pregunta, es elemental abordar una primera cuestión. El mensaje emitido por la posverdad es netamente político, y se caracteriza por la presencia de intereses subyacentes. Nos referimos con político a la cualidad por la cual el mensaje busca generar un efecto de convencimiento o imposición de autoridad en el receptor. Dicho en criollo, el mensaje está destinado a ponerte del lado del emisor. Ahora bien, los intereses subyacentes pueden ser diversos: políticos en el sentido de contienda por el poder, económicos, sociales, interpersonales, etc.

Tenemos entonces que todo mensaje enmarcado en un contexto de posverdad busca generar una consecuencia favorable para el emisor, respondiendo a un interés. El ambiente (entendido como opinión pública, mercado, grupos sociales) es el ámbito donde estos mensajes entran en pugna, el cual puede ser entendido como ámbito público tanto como privado. Es del ambiente de donde el receptor se sirve de estos mensajes.

La característica central del mensaje posverdadero, desde un enfoque distinto al receptor, es la legitimación a través del emisor. La veracidad no es determinada por el contenido de lo que se transmite, sino por quién lo transmite. Con esto queremos decir, alguien dice algo que lo legitima, y mensaje es legítimo por haber sido dicho por ese emisor. Esta retroalimentación resulta en una tautología, entendida como verdad que se justifica a sí misma.

Sumado a esto, no existe una verdad a ser disputada, sino un conjunto de veracidades en pugna, dicho de otra manera, una disputa de tautologías a ser aceptadas o rechazadas por la masa receptora.

¿Es válido juzgar de falso un mensaje que no lleva en sí valores verdad, ya que está destinado a alimentar un interés determinado? Es como pedirle a un político que haga autocrítica, o que un producto en su empaque no resalte las supuestas cualidades que posee. Los cigarrillos advierten del riesgo que conlleva fumarlos, pero las ventas no decrecen, lo mismo con otras bebidas o alimentos. La marca de shampoo se posiciona por su cualidad de un mejor pelo, y la cualidad se valida por la marca. ¿Qué otra cosa podría decir el empaque, sino esas mismas cualidades?
El consumo de estas opciones (políticas, comerciales) se realiza, por un lado, en función de la capacidad de consumo, y por el otro, desde el nivel de satisfacción que conlleva para quien los hace propios, reforzando sus valores o aumentando su bienestar. Dentro de lo que mis medios me permiten, consumo lo que más va conmigo.

El ejemplo más claro sean quizá los medios de comunicación. Las noticias son emitidas (cuando no fabricadas) en función de ciertos intereses, los cuales determinan qué callar y que mostrar, y la forma de hacerlo. Imágenes de archivo, verbos en modo condicional, asociaciones de conceptos. Las posibilidades son amplísimas.

Podcast Ep 3 – S1

//

Escribió Federico Peruzzato

Podcast de Darío Varas y Federico Peruzzato

Ilustración de Lucas Martínez

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s